Visita de unas horas a la localidad de Brantôme. Coincidimos con el mercado de los viernes y pudimos ver la preciosa abadía. Pero por fuera. Teníamos poco tiempo y 5€ por cabeza no era una opción.
Las casas con acceso directo al río y el ambiente del mercado fueron suficientes.

Anuncios