Buscar

elsrmunson

Carretera y manta

Autor

srmunson

Primeras Pruebas

 

Llegó el momento de incluir los elementos “modernos a la radio”.

Por preservar todo el interior en su estado original, preferí, finalmente, no usar el altavoz que traía la radio de fábrica. Le incluí un par de altavoces HP con un sonido que me pareció muy parecido al que se podía escuchar en la época en la que estos aparatos funcionaban. Alimentados por USB, eran muy convenientes para no tener que incluir más elementos que enchufar. La toma por jack 3,5 iba perfecta para la placa Raspberry que va a sostener el invento.

La placa en sí va alojada en un compartimento inferior que presentaba la radio y que era más que suficiente de espacio y ventilación. Desde ahí partían tres cables. El primero el jack que llegaba hasta el compartimento trasero, en posición superior con respecto al primero y que mandaba la señal de audio a los altavoces. El cable USB que los alimenta también pasaba a ese compartimento desde la placa. Desde ahí partía al tubito de la lámpara led que yo esperaba que iluminase lateralmente el dial. La potencia ha resultado ser insuficiente para apreciarse el efecto y tendré que pensar en una recolocación o en otra cosa. Finalmente, desde la placa y pasando por la tapa que cubre ese departamento inferior, parte el cable del transformador de la misma, de manera que el interruptor de pera que presenta quede en el exterior. Mi idea es que, en un futuro, esté puenteado al interruptor original de la radio, que queda en el frontal, siendo de esta manera, el único cruce real entre electricidad original y electrónica moderna. Queda para una siguiente fase.

Radio Leykum primera prueba de audio from The Land of Pink & Grey Diseño on Vimeo.

 

En el vídeo puede verse la radio en su primerísima prueba de sonido, reproduciendo mi querida “Radio Dismuke”.

Anuncios

A fumigar

El.proyecto de mi radio Léykum pasaba, obligatoriamente, por esta etapa. Algunos agujeritos sospechosos hacían pensar en la presencia, quizá ya hace mucho tiempo, de carcoma en la madera.

Adieu, Casablanca

Se acabó Casablanca. La ciudad más grande del país y la más poblada. Envejecida y decadente, ansiosa de brillar pero opacada por la pobreza y por la suciedad. Ahí mora la mezquita con el minarete más alto del mundo que, todos las noches dispara un rayo láser en dirección a la Meca. Indicativo del poder del islam y de la monarquía alahuí, pasa por encima de las cabezas y de las ilusiones y anhelos de los millones de personas que se afanan por debajo, debatiéndose en la interminable disyuntiva del país y que quiere nadar y ser moderno y guardar la ropa y anclarse a la tradición.

Siempre a la orden

Hoy he tenido el inmenso placer de volver a charlar con una de las personas más maravillosas que he conocido en mis merodeos por ahí. Don Arturo, el mejor peluquero de Loja, Ecuador, está vivir y coleando y a sus 88 añazos sigue currando en su salón de peluquería, con un gran vigor y una voz potente, que suena en mi teléfono como si el mundo fuera pequeño y él estuviera aquí al lado.

Este hombre maravilloso ha derrochado amabilidad y cercanía y tiene un sitio en mi corazón que hoy hemos aireado y barrido juntos en una pequeña pero muy humana conversación.

Hasta pronto, Don Arturo. Siempre a la orden.

Primeros pasos

Comienza un proyecto apasionante. Se trata de rescatar una vieja radio Léykum, de fabricación donostiarra, y que aún funciona, e integrarle un miniordenador Raspberry para utilizarlo de reproductor de audio en Stream. Un proyecto con calado personal, ya que la Radio pertenece a mi familia desde 1950 aproximadamente. Conforme avance

el proyecto, acompañaré la documentación con la de este aparato.

Y como hay que comenzar por algún lado, me dedicaré a limpiar, que no es poco…

Fez (2)

Bueno, Fez. Ya nos vamos. Se acabó. Se acabaron tus prisas, tus aprietos y agobios. Se acabó tu calor, tu peste y tu malandreo. Se acabaron los ruidos, tus puestuchos de comida y los miles de gatos callejeros. Y tus maravillas y misterios, y tus laberintos. Tus miserias y tu grandeza. Tus vistas y las cosas imposibles de mirar…
Hasta otra…

Fés

Después de la.maravillosa experiencia en Chaouen, nos trasladamos en uno de esos horribles viajes en autobús (aunque con la.compañia oficial, CTM, todo es mejor) a Fez, la ciudad con la.medina más grande de África. Buscábamos descanso pero hemos encontrado un hotel en el que reservamos que no había reservado habitación y que nos trasladó a un hotel próximo. Y de descanso nada de nada. Hemos dado nuestros primeros paseos por la medina y, francamente, es una aventura humana el insertarse en ese laberinto terrible en el que se apiñan tantísimas personas. Muchas de ellas se dedican a sacarle al extranjero lo que pueden y llegan a avinagrar la experiencia. Afortunadamente topamos con una de esas personas que resultó ser de utilidad y mañana tenemos reservada habitación en un recóndito ryad (casa tradicional de huéspedes). Veremos qué pasa. De momento, agobio y fascinación a partes iguales en este increíble aglomeramiento humano.

Chefchaouen II

Un paseo de un par de horas por la medina de Chefchaouen da para mucho. Basta apartarse un par de calles y entrar en la zona de casas ‘más particulares” para apreciar el silencio, la belleza y ese atroz sentido del urbanismo de los árabes. Algo que nunca había visto. Es precioso.

Chefchauen

Llegada nocturna después de un azaroso viaje en un autobús sin aire acondicionado desde Tánger vía Tetuán… Menos mal que el lugar es precioso, porque, el viaje ha sido horreur. Ojo no fiarse de los precios ni de los plazos…

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Leire Ruiz Foto

Carretera y manta