Después de una noche de malos vientos y de navegación apoyada con motor (no mola) recalamos en Santander para decidir cómo llegar hasta Galicia.

Nueatro barco es precioso. Los vientos se nos escabullen.

Anuncios