Hoy la contaminación nos daba un respiro (nunca mejor dicho) y nos invitaba a callejear un poco. Después de reponer fuerzas en nuestro restaurante de cabecera. La familia que lo regenta es acogedora y cercana. Da gusto

Anuncios