Un sábado por la tarde en una megapolis china en la que no hay absolutamente nada que ver en el plano monumental o histórico. Pero con algo que celebrar. Pues hale, a los recreativos como cuando teníamos 15 años

Anuncios