En un paseo de un cuarto de hora que se ha convertido en un par de horas en bicicleta desde la casa de los Gibson en Landevennec hasta la calita de Le Loch, hemos parado unas cuantas veces a dejarnos empapar por el silencio y la paz que se respira en estos parajes. Abajo, vídeo para hacernos una idea…

 

Anuncios