Un paseo de un par de horas por la me

dina de Chefchaouen da para mucho. Basta apartarse un par de calles y entrar en la zona de casas ‘más particulares” para apreciar el silencio, la belleza y ese atroz sentido del urbanismo de los árabes. Algo que nunca había visto. Es precioso

Anuncios