Buscar

elsrmunson

Carretera y manta

CANGZHOU: UN LUJO ASIÁTICO (VIII y última)

LA PUERTA LO ES TODO

Me ha llamado poderosamente la atención el hecho de las puertas en este país. Al menos en esta ciudad.

Esplendorosas, poderosas, brillantes, ricamente ornamentadas. Jalonadas por columnas, coronadas por enormes y poderosos caracteres, algunas con la faz del omnipresente Mao. Robustas, sugerentes, variadas en sus formas.

Algunas de ellas son solo eso: puertas. Las he visto que detrás no tienen nada. Solo más espacio. Una puerta en medio de nada. Que no franquea el paso ni lo cierra a nada porque puede rodearse, obviarse.

Imagen http://www.leireruizfoto.com

 

Pero la gran mayoría sí que conducen a algo. Y ese algo nunca es lo que anuncian. Puertas lujosas, formidables, entreabiertas muestran patios miserables, sucios. Puertas coloridas, llamativas que dan paso a locales lamentablemente sucios, pobres.

Y los carteles. Que anuncia, que llaman, que, de alguna manera, son también puertas a algo que está detrás. Y una vez más, la decepción, la suciedad. Lo otro. Siempre te dicen esto y te dan lo otro. Así es la cosa aquí.

En todo. Si un restaurante parece un lujo, seguramente es una tasca con comida de poco fuste. Si una tienda tiene una cartel enorme o una pantalla gigantesca con brillantes animaciones, solo esconde tras su puerta un localucho donde de despachan baratijas. Los condominios con barrera y portero solo tapan más y más casas a las que nunca se les dio una mano de pintura, descuidadas, disfuncionales.

Un colegio enorme con dibujos coloridos, música en altavoces… dentro unas maestras desmotivadas, abúlicas y niños con mocos colgantes y dentaduras melladas.

Quiero creer que en China encontraré puertas que me hablen de lo que tras ellas hay, que no me muestren espejos y humo. Quiero creer que esas puertas existen, que llevan a alguna parte. Que no todo son copias, falsificaciones, que no todo es birlo birloque.

Quiero franquear esa puerta. Creo que no la encontraré en Cangzhou.

¿La veré en Luoyang?

Anuncios

Cangzhou hoy

Por la mañana. Hoy tocaba aire limpio y luz bonita. Es raro

 

Calma. Tormenta

Dos imágenes que describen bien un día de trabajo en Cangzhou:

CALMA


Uno de los pocos sitios sobrios y calmos que he encontrado aquí.

TORMENTA


El mundo es suyo. Lo requieren todo. Todo es para ellos. Y para dárselo estamos nosotros.

Consola de videjuegos low tech

Por cosas como ésta sé que los chinos se comerán el mundo sin que nadie pueda hacer nada por impedirlo. En la escuela de primaria de Mengcun, mientras los otros niños hacían un dibujo con un diálogo que les he pedido en clase, uno de sus compañeros, que sin duda recibió la negativa de compra por parte de un adulto, ha decidido fabricarse esta consola de videojuegos low tech. Tiene barras de vida y todo. Estaba echándose una partidita con el colega de al lado. De traca.

Escuela de primaria en Mengcun

Segunda vez que asisto a este colegio a dar clases de inglés a niños y niñas de primaria. El plan es agotador porque son 4 clases de 45 minutos del tirón, pero las gratificaciones son muchas. Aprenden mucho y rápido y la acogida en el colegio es inmejorable.

Relojería 

En un rincón de Cangzhou. Y otros paisajes urbanos


Cangzhou. Primera semana

Ya llevamos una semana trabajando en Cangzhou. Durante la misma, tanto Leire como yo nos hemos trasladado a 9 localidades diferentes, algunas de ellas a una hora de distancia en coche. Todos estos ires y venires resultan agotadores y, la verdad, a ratos un tanto descorazonadores.

Hemos tenido la ocasión de entrar en guarderías y colegios de primaria. De conocer centenares de niños con edades comprendidas entre los 3 y los 8 años y de intentar aplicar el sistema de la empresa para la que trabajamos, Rockies English, para enseñarles.




 

Los resultados son desiguales. Primeramente ocurre que la inmensa mayoría de estos niños jamás han visto un extranjero. Esta no es una zona del país en la que se prodiguen los turistas porque carece de atractivos. Incluso en el propio Cangzhou llamamos la atención y recibimos muchas peticiones de gente para sacarse fotos con nosotros. Somos como marcianos. Como iba diciendo, algunos de estos niños se asustan hasta el llanto. Otros reaccionan con estupor y se cierran en banda. Oros, en cambio, lo hacen con entusiasmo y se aprestan a divertirse en las clases de inglés que nuestro “estilo particular” convierte en un show.

Algunos de los niños son caprichosos e insolentes y se muestran indomables. Supongo que eso ocurre en todos lados, pero en estas escuelas es más llamativo y ocurre con mucha más frecuencia. Leire y yo hemos dado en llamarlo “el síndrome Montessori” ya que todas estas escuelas pertenecen a este sistema. El principio de dejar que “el niño se exprese” a toda costa y de no disciplinarlo demasiado deviene en este síndrome inequívocamente. Pero no es este sitio para estas polémicas.

La mayor parte de estos alumnos juegan, aprenden y dan cariño y diversión a patadas. Leire y yo nos entregamos sin medida a las clases y todo resulta una gran experiencia.

En algunas de las guarderías recibimos frialdad y distancia por parte de los gestores de las mismas a cambio. En otras, por contra, somos recibidos como estrellas del rock, se sacan fotos con nosotros y nos piden contacto por wechat (el whatsapp mayoritario aquí, en China). Las cuidadoras más jóvenes y atrevidas se aventuran a pedirme mi número de teléfono con el rubor en sus rostros. Alguna directora de colegio apretó de más al sacarse una foto conmigo. Es una sensación confusa pero para nada agobiante.

El calendario que debemos cumplir es exigente y muchas veces apretado y, personalmente, albergo dudas al respecto de que Rockies vaya a retribuirlo adecuadamente, ya que nada se ha hablado aún del montante del salario. Pero con los chinos caben pocas negociaciones. Siempre se encastillan en una postura y permanecen en ella tornando toda la conversación confusa y enrevesada y llena de “no entiendo”s con el fin de no dar su brazo a torcer.

En fin, veremos que pasa.

Personalmente, estoy disfrutando de la enseñanza, aunque el sistema sea detestable, pero veo que es un trabajo agotador tal y como lo están planteando y creo difícil poder mantener el ritmo.

Hasta pronto

Real China

Ahora comienza a parecerse a China

Video

Masaje

Primera experiencia de masaje en China. No es caro y sí muy muy profesional. Ha sido especial.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Leire Ruiz Foto

Carretera y manta

Blacksmith's Workshop

(El taller del Herrero)