Un poco de Changzou

Hoy la contaminación nos daba un respiro (nunca mejor dicho) y nos invitaba a callejear un poco. Después de reponer fuerzas en nuestro restaurante de cabecera. La familia que lo regenta es acogedora y cercana. Da gusto

Alumnos

Parece que se acostumbran a mi

Paseando con Mr. Chow

Como todos los viernes, me tocaba ir de Cangzhou a Quingxian para dar clases en una guardería. La cita con mi chófer era a las 7:40 debajo de mi apartamento. Buenas noticias: hoy venía a buscarme Mr. Chow, un afable chino de mediana edad que conoce la comarca al dedillo y que hace esfuerzos ímprobos…

CANGZHOU: UN LUJO ASIÁTICO (I)

A QUÉ HUELE CHINA Decía Isaac Asimov en su saga Fundación que, cada planeta, tiene un olor particular que se percibe nada más descender de la nave espacial en la que se viaja. Un poco como el olor personal de alguien, que puede hacernos distinguirlo aún cuando no lo veamos. Pues eso ocurre en China….

CANGZHOU: UN LUJO ASIÁTICO (II)

CRUZAR LA CALLE No es  seguro. No es fácil. Es alucinante. Tiene ese aire de juego de plataforma en el cual hay que tener un gran sentido del ritmo y de la secuencia para poder llegar al otro lado sano y salvo. El orden de las cosas nunca se manifiesta tan poderosamente en este país…

CANGZHOU: UN LUJO ASIÁTICO (III)

SENTIDO DEL URBANISMO, SENTIDO DE LA URBANIDAD Si bien es cierto que en la querida Europa tenemos muchos ejemplos de urbanismo disfuncional (y de urbanidad, quede dicho), la verdad es que éstos casi siempre vienen revestidos de una pátina de historia vieja y de encanto que los redimen. Los ejemplos de urbanidad disonante son tan…

CANGZHOU: UN LUJO ASIÁTICO (IV)

AL PARQUE Muy al estilo de otras repúblicas socialistas en las que el colectivo y sus colectivas manifestaciones de apoyos o detracciones son muy populares, en China podemos encontrar enormes plazas en sus ciudades, estando situada la más grande del mundo en la localidad de Dalian, que tuvimos la ocasión de visitar al principio de…

CANGZHOU: UN LUJO ASIÁTICO (V)

FERIAS PARA LOS NIÑOS Supongo que como triste herencia de épocas más grises en las que la economía del país no estaba para festividades, las ferias para niños que aún pueden verse en la ciudad, como la que presenciamos en la festividad del principio de otoño, son realmente espeluznantes. Con esa inenarrable capacidad que a…